Los días 6 y 7 de mayo en la Dehesa Boyal de Alcobendas se han realizado dos cursos de bici de montaña.

El curso del sábado estaba dedicado a conductores menos experimentados en el manejo de la bicicleta, y se comenzó viendo cual era la posición de partida para estar adecuadamente en la bicicleta, así como adaptarla al cuerpo de cada uno, a tener una correcta sujeción del manillar, los mandos y a crear buenos hábitos siempre dejando uno o dos dedos encima de la maneta de freno. El curso siguió con una clase sobre como romper mitos, el freno delantero es el que realmente para la bici y si conocemos la posición correcta nunca saldremos despedidos hacia delante, como la gran mayoría de padres de nuestra generación nos hicieron creer. Con una sencilla práctica se comprobó que era cierto, derribando los ideales de los más excepticos.
Entre juegos de equilibrios, carreras al más lento y casos reales de rotura y reparación de cadenas se fue echando la mañana encima, poniendo la guinda de la clases los pasos por areneros y las duras rampas en descenso pronunciado que afirmaron dos de las frases del curso: “La bici se conduce con el coco” y -No quiero oír decir “No puedo”.

El domingo le tocaba turno a un grupo de ciclistas con más rodaje en todo tipo de terrenos, aún así hubo momentos para descubrir cosas nuevas en cuanto a la frenada, o a las posiciones del cuerpo a la hora de levantar la rueda delantera, la trasera o ambas, con muchos momentos de equilibrio en el circuito de slalom.
Todas estas prácticas nos llevaron a practicarlo con fuego real, cogiendo el camino de Santiago a la salida de Colmenar Viejo fuimos probando por bajadas pedregosas de varios niveles “in crescendo ” en las que se pudo comprobar que con la posición del cuerpo correcta, buenos hábitos en la sujeción de nuestra montura y una pizca de fé, se pueden abordar pasos que se creían inalcanzables.

Proximamente veremos si conseguimos una vuelta de biela para dar más continuidad a esta iniciativa.